¡HACIA LA META!

Trazar metas puede ayudar a que los niños aumenten la posibilidad de completar una determinada tarea y en un futuro el porcentaje de ser adultos responsables.

 

Además de ser capaces de visualizar y completar sus metas les puede dar el control sobre cómo evolucionar y seguir creciendo. Esto además, puede aumentar su autoestima, ya que ayuda a que se sientan más seguros, ganan confianza en ellos mismos y permite que enfrenten retos inesperados.

Como padres podemos ayudar a nuestros hijos a trazar metas desde temprana edad, sigue algunos consejitos que tenemos para ti.

 

¡HACIA LA META!

 

●     Es importante establecer plazos, por ejemplo: “Leeré un libro nuevo cada mes” “Voy a ahorrar para comprarme mi juguete favorito”.

●     Deja que tu hijo escoja sus propias metas y celebra cada una de sus metas cumplidas.

●     Analicen cada meta juntos para ver cuáles alcanzaron y cuáles no. Vean qué esfuerzo adicional debieron implementar para alcanzar la meta trazada.

●     Mostrarle a los niños la diferencia entre una meta concreta y una abstracta es de gran ayuda, ya que los objetivos que deseen lograr estarán acompañadas de una estrategia; es decir “Que me vaya bien          en el colegio” es un ejemplo de una meta abstracta que los niños suelen escoger normalmente en esta edad.

●     Animarlos en todo momento a cumplir lo que se han planteado y recordarles el compromiso que asumen al plantearse una meta es fundamental.

 

No olvides que las metas no son solo tangibles, como ahorrar o comprar cosas, sino también alcanzar valores, tales como ser mas pacientes y obedientes.

¡Vamos mamá, a proponerle metas a nuestros hijos!