ESTIMULA EL DEPORTE

¿Cómo fomento el deporte en la vida de mi hijo? Es la pregunta que muchos padres nos hacemos, ya que no todos los niños tienen la misma inclinación y gusto por el deporte. Entonces nuestra creatividad sale a flote y probamos matriculándolos en escuelas de fútbol, karate, vóley o en clases de natación.

 

¡Primero, lo primero! Recuerda que no debes buscar la perfección, ni mucho menos niños estrellas en el deporte, sino estimular una vida activa y saludable. Ahora sigue estos sencillos consejitos para motivarlos.

 

1.- ¡Tu apoyo es fundamental para ellos!

Cada vez que tu hijo participe en un juego, concurso o deporte, no olvides alentarlo y darle ánimos. Si no puedes estar presente, pregúntale cómo le fue, si se divirtió y le gustó. Otra manera de apoyarlo, es practicar deporte juntos, no sólo aconsejarlo si no demostrarlo. ¡Tú eres su mejor ejemplo a seguir!

2.- ¡Incentiva su pasión!

Regálale cosas que estén relacionadas con el deporte que practica, ya que sirve para estimularlo. Por ejemplo, para el día de su cumpleaños puedes regalarle algún accesorio que complemente su deporte favorito. Si practica básquet, puede ser una canasta de baloncesto; si es el fútbol, una nueva pelota.

3.- ¡No obligar!

Un factor importante a la hora de elegir un deporte con nuestros niños es que responda a sus gustos. Es decir, esto va depender si gusta de mucha o poca actividad física. Existen diferentes deportes, desde el ajedrez, golf o esgrima, o si  prefiere los deportes en equipo como el fútbol, rugby o básquet. O tal vez algún deporte donde solo dependa de él, como en el tenis, squash y afines.

4.-  ¡Mucha atención!

Presta atención a la actitud de tu hijo, si al inicio del deporte mostraba una actitud positiva y de pronto ha cambiado de opinión sobre el deporte que venía practicando, no lo presiones y deja que decida por sí solo si desea o no continuar. Recuerda que pueden buscar juntos otras opciones y que el primer paso para hacer deporte es mantener siempre una actitud positiva.

5.- ¡Promueve la sana competencia!

Enséñale a tu pequeño a jugar y divertirse dentro y fuera de la cancha, sin guardar sentimientos negativos a la hora de perder. Ayúdale a entender que a veces se gana, a veces se pierde y siempre se aprende.

6.-  ¡La amistad!

El deporte es un buen medio para que tu pequeño pueda hacer amigos, mantenerse en forma y adquirir responsabilidad. Lo ayudará a superar la timidez y controlar sus nervios.